RITUAL PARA CUIDAR TU PIEL GRASA Y CON TENDENCIA ACNÉICA

RITUAL PARA CUIDAR TU PIEL GRASA Y CON TENDENCIA ACNÉICA

LIMPIEZA: retiramos la suciedad y el sebo acumulado en  la piel, para evitar que se obstruyan los poros, y por lo tanto evitamos alteraciones como los temidos comedones. Así prepararemos la piel para el tratamiento adecuado, nunca una crema podrá penetrar en las distintas capas de la piel si previamente no la hemos limpiado.

Al menos dos veces al día (nunca más de tres): al levantarse y ala acostarse.

CALMAR: una buena elección es aplicar agua termal después de la limpieza ya que tiene propiedades calmantes y antiirritantes.

 

MATIFICAR: con una loción y tónico con efectos calmantes y matificantes eliminaremos restos de suciedad, impurezas y se disminuye el tamaño del poro.

 

HIDRATAR: utilizaremos una hidratante ligera (oil-free) que matifique, calme y regule.

 

TRATAR: reduciremos las lesiones o las imperfecciones con productos hipoalergénicos y no comedogénicos que nos proporcionaran una piel más lisa.

 

EXFOLIAR Y PURIFICAR: como complemento 1 o 2 veces a la semana aplicaremos una mascarilla desincrustante y exfoliante para desincrustar los granos y pintos negros, absorben el excesos de sebo y las impurezas, renueva la textura de la piel y calma las rojeces.

 

TRATAR LOCALMENTE: en caso de imperfecciones localizadas aplicaremos cualquier roll-on, lápiz, stick secante que acelerarán la desaparición de las temidas espinillas.

 

PROTEGER: como se pude leer en los “Consejos para prevenir y mejorar el acné”, la exposición solar puede tener consecuencia perjudiciales y a la vez irreversibles, por tanto, deberás utilizar un protector solar adecuado a tu piel.

 

Si te ha gustado el artículo, además, te facilitamos para descargar, unos CONSEJOS PARA PREVENIR Y MEJORAR EL ACNÉ

RITUAL PARA CUIDAR TU PIEL GRASA Y CON TENDENCIA ACNÉICA

Compartir: